viernes, 9 de marzo de 2012

¿NIETZSCHE NAZI?.


¡Es tan fácil manipular y hacer decir a un pensador, sobre todo si, por lo general, escribe en aforismos (ideas, fogonazos intelectuales, destellos clarividentes) lo que, jamás, pasó por su cabeza¡.
Basta con coger éste y aquel aforismos, amputar el otro, unirlo al de más allá y ponerlos juntos, en una especie de collage, (“cortar y pegar”) ensamblándolos en un todo unificado y…¡ya está¡. Ya tenemos el falso retrato de Nietzsche, con recortes interesados del “artista” (su hermana o los nazis)

¿Nietzsche nazi o fascista (inspirador de, padre o padrino de, causante de, guía de, responsable de....)?

Tú sacas de su contexto un párrafo cualquiera y lo “obligarás” a decir lo que, en el contexto, no dice.
¿Tú sabes que, nada menos que, en la Biblia, el libro revelado por Dios, dice, textualmente, “Dios no existe”?.
¿Cómo es posible que quien “lo dice”, diga que no existe, si para, poder decirlo, tiene que existir?. ¿Entonces?
Es que se ha desvirtuado la proposición, al descontextualizarla.
El contexto en el que se enmarca es: “dice el necio, en su corazón: “Dios no existe”. Ahora, ya, sí, le hemos devuelto el sentido a la frase, al situarla en su contexto.

Eso es lo que han hecho con la filosofía de Nietzsche, descontextualizarla para sacarle provecho (su hermana) o para apoyar en ella la defensa de sus tesis racistas (los nazis).

¿Acaso Nietzsche no propone el ideal de la llegada del “superhombre”?.
Por supuesto.
Pero si algunos (muchos), los intelectuales nazis, lo interpretan como “super-raza” es su problema, pero se desvían, consciente e interesadamente, del guión original.
De una fría y desapasionada lectura de sus obras no puede colegirse la visión nazi.

Ya lo decían los medievales: “quidquid recipitur, ad modum recipientis recipitur”.
Es decir, “lo que se capta (lo que se recibe, lo que se entiende) se capta según el que lo recibe (lo entiende)”.
El que lee el texto de Nietzsche fuera de contexto y con el filtro de un “prejuicio” saca un “juicio” distinto al que el escritor había formulado.

¿Que Nietzsche era contrario al “igualitarismo”?. Por supuesto. Tanto al “igualitarismo religioso” (todos somos “igualmente” hijos de Dios y, por lo tanto, hermanos) como al “igualitarismo socialista” (tan de moda a finales del XIX) de “todo hombre tiene derecho a…” (como consta en la Declaración Universal….), “igual de personas”.
Nietzsche defenderá que hay “hombres inferiores y hombres superiores, y que el superhombre pertenece a este último grupo”.
Es que, si por “hombre” se entiende al “hombre judío, al hombre cristiano, …. (al hombre occidental), oveja obediente, que cree todo lo que le dicen las autoridades (religiosas, educativas, paternas, públicas,…) esos “hombres son esclavos”, con “moral de esclavos”, con “política de esclavos”, con “mentalidad de esclavos”,… ¿Eran “hombres”, personas, los esclavos? ¿o eran “objetos laborales, bípedos, vivientes, que se compraban y se vendán como se hace con las cacerolas o las azadas?.
Los auténticos “hombres” son los “no esclavos”, los que tienen criterio propio, valores propios que ellos mismos crean, libres, independientes, superiores,…
De “ser antidemócrata” no puede concluirse que “se sea nazi”.

¿Que critica (y muy duramente) a judíos y cristianos?. SÍ, pero es por su “moral de esclavos, por practicar unas virtudes y tener unos valores antivitales, pero NO por su raza (como harían, después, los nazis).
¿Por qué rompió Nietzsche con Wagner?. ¿Por su música?. NO. Por el excesivo antisemitismo de Wagner.

¿Que alaba y reivindica la “ferocidad y el empuje” de los pueblos germánicos?. SÍ, porque cree que estos pueblos, con mitología nórdica, pueden liberarse de las cadenas de la “moral de esclavos” de los latinos y crear nuevos valores, vitales, rompiendo con los antiguos y viejos, europeos, judeo-cristianos, antivitales.

Porque Nietzsche, después, manifestó, expresamente, su hostilidad ante los alemanes y ante la cultura alemana. Incluso llegó a abandonar la ciudadanía alemana y se hizo suizo.

Hablar del superhombre hay que situarlo en el contexto del platonismo y de la “muerte de Dios”.
Nada que ver con el racismo.

El superhombre es el que supera la moral del rebaño, de ese “hombre” que desprecia la “vida real”, la corporeidad, la diferencia entre personas,… por creer en una “realidad trascendente y futura”, en nombre de la cual debe sacrificar la primera.

El “superhombre”, el “otro hombre superior” sólo es posible cuando se prescinda de la creencia en Dios, cuando se realice, hasta el final, la “muerte de Dios”.
¿Dónde hay, en todo esto, visos de “super-raza”?.

Además, los nazis defienden el culto a la Raza y al Estado, predican la superioridad del Grupo sobre el Individuo,… mientras Nietzsche dirá, una y otra vez, que “el universal no existe”.
No existe La Humanidad, ni La Raza, ni La Nación,….(conceptos abstractos) sino hombres concretos, de color blanco o…, españoles o….

Otrosí.
La estética nazi, el gusto por los uniformes, por la disciplina militar, por los desfiles y las masivas manifestaciones “en formación”, … en las que el individuo queda “engullido” por la masa… signos de la ideología nazi, menospreciando al individuo, considerándolo como objeto de recambio.

Otrosí.
Para Nietzsche el Estado es una de las mayores perversiones creadas por el hombre.
Cuando el hombre, (concreto), se somete al Estado, (abstracto) se convierte en su esclavo, sin individualidad, sin personalidad, sin libertad, sin creatividad,…
“Allí donde el Estado acaba, comienza el hombre….”

Otrosí.
El Superhombre no es una clase social privilegiada (la Aristocracia), ni un grupo biológico concreto (la Raza).
Cada uno de nosotros podemos dejar de ser “ese hombre”, esclavo, obediente, sin criterio propio,… y ser “otro hombre, un “superhombre”, superior, libre, no gregario,…
Si creas y crees y practicas los nuevos valores, fieles a la vida; si vives en la finitud y no crees en la trascendencia (ni en Dios ni en el Destino, ni en la Nación, ni en la Raza,… ni nada que esté por encima de ti); si no crees que la vida tenga “un sentido”, sino el sentido que “tú” le des a “tu” vida; si no te preocupa el placer ni el dolor porque eres fiel a ti mismo; si no rehuyes el dolor, aceptándolo e intentando enriquecerte de la experiencia dolorosa del esfuerzo,….; si no tienes miedo a la diferencia….si te opones al igualitarismo,….. si amas la vida, esta vida, la única que hay; si amas la alegría de vivir, el entusiasmo por estar vivo, si amas la salud, el amor sexual, la belleza, tanto la corporal como la espiritual,…

“El Superhombre es el que dice SÍ a la vida”. El que es libre. “El superhombre es “el sentido de la tierra”. “Permaneced fieles al sentido de la tierra y no prestéis fe (atención) a los que hablan de esperanzas ultraterrenas….”

Un defensor de la teoría de las “Tres transformaciones del espíritu” ¿puede ser catalogado como nazi?.

1.- El Espíritu transformado en “camello” (período platónico-cristiano), donde la humildad, la obediencia, el arrodillarse para que le echen encima cargas más pesadas, el sufrir y el soportar el peso,…..

2.- El Espíritu transformado en “león” (período moderno, ilustrado), el rey, el que domina, el racional, el crítico. El que acaba y destruye el estilo “antivital” de vivir de la cultura occidental anterior y crea nuevos valores.

3.- El Espíritu transformado en “niño”, el que sabe de la inocencia del devenir, el que no sabe de futuros, sino de presentes (no le digas al niño que guarde la moneda para “mañana”; para el niño es el ahora y el aquí lo que cuenta), el que se inventa valores nuevos, el que toma la vida como un juego, el que dice SÍ al mundo dionisiaco, el que pregunta insistentemente por qué tiene que acostarse a esa hora y no cuando le apetezca o hacer eso y no lo que él quiere, el que no acepta normas establecidas por otros, el que quiere crear sus propias normas,….

Ese “niño”, inocente, es el “superhombre”.
El “superhombre”, su estilo de vida, es el “niño”.

¿Se creyó Hitler encarnar al “superhombre” y a la “voluntad de poder” de Nietzsche?
Este tío no tenía ni puta idea de ambos conceptos.

Cuando la “voluntad de poder”, es el impulso a seguir subiendo, creciendo, desarrollándose. Y se encuentra en el carbono que "intenta", "tiende" a ser diamante, en el grano de trigo que "intenta", "tiende" a desarrollarse en espiga, en cualquier ser vivo que lucha e intenta seguir vivo y ascender a mejor vida, por supuesto en el hombre, buscando la excelencia….. ¿pero con campos de concentración y hornos crematorios para una raza, la judía?.

Cuando el superhombre es el estilo de vida del niño, inocente, lúdico, vital… Abriendo y recorriendo nuevos caminos para llegar más alto y más lejos, ser más excelente,….

¿Era Hitler un “niño” o un “hijo-puta redomado”?

Y, ahora, la pregunta del millón: ¿Qué hubiera pasado si Nietzsche, en vez de morir en 1.900, hubiera estado vivo en 1.933 y siguientes?.
Respuesta personal: “se habría suicidado o habría emigrado a Nueva Zelanda”.

3 comentarios:

  1. ¿Y en que pate de la biblia dice "Dios no existe"?
    me encantaria comprobarlo personalmente, gracias

    ResponderEliminar