viernes, 1 de junio de 2018

LA PALABRA/EL CONCEPTO "DIOS" EN NUESTRA CULTURA OCCIDENTAL (3)


- “Lo quieras o no, la última palabra la tendrá DIOS” (siempre se hará su voluntad, aunque n o lo quieras).

- “DIOS escribe siempre derecho, pero a veces con renglones torcidos” (Aunque muchas veces no lo entendamos …)

- “DIOS acude siempre a quien le llama, pero a veces tarda en llegar” (Hay que seguir, siempre, insistiendo, pidiendo, porque, al final, llega)

- “DIOS aflige a los buenos también. Él solo sabe por qué” (Como a Job, Dios manda pruebas también a los buenos, aunque ellos no sepan por qué y crean que no se lo merecen. Son los arcanos de Dios)

- “DIOS al humilde levanta y al orgulloso quebranta” (Son las bienaventuranzas: “bienaventurados los pobres, los humildes, los que sufren,…”pobres los soberbios, vanidosos,….”. “Poneos, siempre en último lugar, así, cuando el Señor llegue….”)

- “DIOS tiene una caña muy larga, que a todas partes alcanza” (Nadie escapa a la vista de Dios, por mucho que se esconda o crea que Él no lo ve).

- “DIOS aprieta, pero no ahoga” (Aunque las pruebas sea duras, nunca acabarán con tu vida, resiste, aguanta,…)

- “DIOS castiga sin palo ni piedra” (Son infinitas las maneras con que Dios puede ponerte a prueba).

- “DIOS consiente, pero no siempre” (Nunca abuses de la paciencia de Dios porque puede que…)

- “DIOS es más grande que el mundo” (Aunque nos parezca que el mundo es infinito, Dios siempre es mayor).

- “DIOS da las nueces, pero uno tiene que aprender a limpiarlas” (Siempre habrá que cooperar en la obra del Señor, nunca se te da todo hecho).

- “DIOS me dé contienda con quien me entienda” (Ojalá que la prueba no sea sino manejable por mi parte)

- “DIOS me guarde de falsos amigos, que de mis enemigos me cuido yo” (Tener cautela ante los que aparentan ser amigos pero que…).

- “DIOS me lo dio y DIOS me lo quitó: bendito sea Dios” (Todo lo que tenemos depende de Él)

- “DIOS no ayuda a los holgazanes” (Es necesario poner de nuestra parte y cooperar, el trabajo siempre ayuda)

- “A quien se ayuda, DIOS le ayuda” (Cuando luchas por algo y se consigue, no es tuyo todo el mérito, Dios ha ayudado, aunque parezca que no)

- “A DIOS rogando y con mazo dando” (Es otra manera del “Ora et Labora” de los monjes. No basta con pedirlo, hay que merecerlo)

- “DIOS no cumple todos nuestros deseos. Afortunadamente” (No pidas cosas imposibles)

- “DIOS no dio alas a las culebras, porque aun volando morderían”

- “DIOS no pone problema tal, que no pueda resolverse”

- “DIOS nos dé lo necesario, que ser rico es un calvario”.

- “DIOS nos libre del hombre de un solo libro”

-“DIOS nos libre de sufrir todo lo que el cuerpo puede soportar”

- “Desde el principio de la creación, de DIOS en la mente ya estaba yo (La Presciencia divina).

- “DIOS perdona a quien su culpa llora” (Bienaventurados los arrepentidos…es necesario el arrepentimiento)

- “DIOS perdona siempre, los humanos a veces, la naturaleza nunca”.

- “DIOS pocas veces quiere obrar, Él prefiere cooperar” (Los milagros no ocurren fácilmente, hay que currárselos)

- “DIOS da la enfermedad y también el remedio (menos para la última” (Al final, la muerte siempre)

- “DIOS retarda la justicia, pero no la olvida”

- “DIOS te dé paz y paciencia y muerte con penitencia”

- “Que DIOS nos coja confesados”.

- “DIOS es un seguro pagador” (los méritos que hagas siempre serán recompensados)

- “Los molinos de DIOS muelen despacio”

- “DIOS templa el viento para el cordero esquilado” (Nunca te abandonará totalmente)

- “Invoca a DIOS, pero no navegues entre los escollos” (No tientes a Dios)

- “A quien madruga DIOS le ayuda”.

- “DIOS amanece para los buenos y para los malos” (Dios es Padre de todos los hombres)

- “El vecino, como DIOS te lo diere; el amigo, como tú lo eligieres”.

- “O con el mundo o con Dios; pero no con los dos” (hay que elegir, no se puede servir a dos Señores…)

- “Socorrer al porDIOSsero es prestar a DIOS dinero” (Él te lo devolverá. Y con creces)

- “De ésta me saque DIOS, que en otra no me…”


LA PALABRA/EL CONCEPTO "DIOS" EN NUESTRA CULTURA OCCIDENTAL (2)


- “DIOS, DIOS, DIOS” (y repetido) es el grito que yo tengo en la recámara para el día que me toque el euromillón.

- “DIOS, DIOS, DIOS” es el gemido-grito que el varón jadea cuando, subiendo, está a punto de llegar a la cima del orgasmo que responde a “¿cómo es posible tanto placer”) y (repetido, muchas veces por un “sigue, sigue, sigue”.

- “Que DIOS le ampare” (era mi único recurso, verbal, de estudiante, cuando sólo tenía perspectivas ricas, pero bolsillos vacíos).

- “Que Dios se lo pague” (era la recompensa, verbal y sentida (seguro estoy) cuando a un/a porDIOSero/a le ponía algo en su mano o en su bote)

- “¡Por DIOS!” (lo que todo decimos cuando nos extraña lo que dice o lo que hace alguien conocido)

- “Vaya Ud. con DIOS” (un deseo, a veces, quizá, no sentido, pero sí pronunciado ante una despedida).

- “DIOS lo ha castigado” (cuando un creyente valora una circunstancia adversa a un no creyente)

- “Soy ateo por la gracia de DIOS” (decía Buñuel)

- “Yo no aguanto este sinDIOS” (en la película “Amanece que no es poco”)

- “Que baje DIOS y lo vea” (quiero habérselo oído decir, o leído, a Santiago Carrillo es sede parlamentaria)

- “Si DIOS quiere y el tiempo no lo impide” (mañana, domingo, a las 5 de la tarde tendrá lugar la corrida de…)

- “ADIÓS” (despedida habitual).

- “Bendito sea DIOS” (cuando, al final, el alumno acierta con la respuesta adecuada)

- “Estaría de DIOS” (cuando ocurre alo inesperado y, generalmente, desgraciado).

- “Hacer las cosas como DIOS manda” (cuando se afirma que las cosas deben hacer según la noma).

- “Le ha venido DIOS a ver” (cuando la suerte le sonríe a alguien)

- “Dejado de la mano de DIOS” (cuando a alguien todo le sale mal).

- “Esto no hay DIOS que lo entienda” (que le decía yo, a algún alumno, cuando intentaba leer lo que ponía en un examen)

- “DIOS, DIOS, DIOS” (que decía yo ante el golazo de la joven malagueña en la selección nacional femenina hace, tan sólo, unos días)

- “Te juro por DIOS” (acompañado, a veces, con la coletilla de “y, si no, que me castigue”) (poner a Dios por testigo, para afirmar y reiterar que es cierto lo que dices, has dicho o hecho)

- “Que DIOS nos proteja” (ante una posible calamidad o infortunio)


LA PALABRA/EL CONCEPTO "DIOS" EN NUESTRA CULTURA OCCIDENTAL (1)

¿Cuál es vigencia de la palabra/concepto “Dios” en nuestra cultura y en nuestra vida cotidiana, a pesar de la progresiva secularización de la sociedad y del avance del laicismo?

La palabra “Dios” ha estado en nuestra boca y en la punta de nuestra lengua, y la hemos pronunciado muchísimas veces.

! He oído tantas veces decir que los libros de la Biblia eran textos históricos, textos religiosos, textos proféticos, revelados por Dios, inspirados… que…. ¡

Pero desde el primer curso de filosofía, y ya en ética, le insistía a mis alumnos qué campos semánticos, qué horizontes tan distintos, son el del SER, el del DEBER y el del PODER.

No se puede dar el salto, de manera lógica, correcta, del SER al DEBER ser, pero sí al POER ser.
Si algo ES, es porque PUEDE ser, pero no porque algo SEA, DEBE seguir siéndolo.

Cuando mis alumnos me decían: “Siempre ha HABIDO ricos y pobres”, yo les respondía que del HECHO de que así haya SIDO siempre, y hasta hoy, no quiere decir, no se puede concluir, que DEBA seguir SIÉNDOLO, habiéndolos.

Claro que, si así ha SIDO es porque PODIA serlo, pero no que DEBA seguir siéndolo.

Es el clásico adagio (¡perdón por el latinajo¡): “ab ESSE ad POSSE valet ilatio, sed ab POSSE ad ESSE non valet ilatio”.

Que el Cristianismo ha influido mucho, muchísimo, a lo largo de más de 2.000 años en la cultura occidental, nadie lo duda.
A todos los niveles.
A nivel social, a nivel político, a nivel moral, a nivel familiar, a nivel económico, a nivel artístico, literario, poético, bibliográfico, vital,…incluso lingüístico y semántico.
Expresiones de uso corriente que tienen origen bíblico o cristiano:

- “Buenos días nos dé DIOS” (era el saludo habitual al levantarte y ver al primero de la familia).

- “Hasta mañana, si DIOS quiere” (siempre lo decía, de niños).

- “Quedad con DIOS” (les digo a diario a mis compañero de gimnasio cuando, tras ducharme, allí los dejo)

- “Que DIOS te ayude” (la despedida de mi familia cuando iba a examinarme, aunque fuera del carnet de conducir)

martes, 29 de mayo de 2018

REFLEXIÓN LÚDICA. UNA IMPOSTURA ( y 3 ) LOS ERRORES DE DIOS



Debo aclarar que para muchos creyentes la excusa es que esta historia del Génesis sobre Adán y Eva es meramente alegórica y NO es real ni los sucesos relatados en la Biblia sobre las aventuras de este par de jovenzuelos NUNCA ocurrieron literalmente.

Supongo que quienes apoyan la teoría del "Génesis simbólico" piensan que esa fue la forma que encontró Dios para enseñarnos a nosotros de una forma sencilla y entendible cómo se originó el mundo y la raza humana.

Eso suena más o menos como: 

- Ehh… Somos humanos y nuestro diminuto cerebro (que nos dio el mismo Dios) no podría entender cómo se inició la humanidad. Así que Dios decidió que mejor nos mentía con historietas de adolescentes desnudos y serpientes de excelente dicción.

Por eso, amigo creyente lector,  de ahora en adelante, cuando piense en el Adán antes de que apareciese Eva, seguramente no dejará también de pensar en ese "espacio vacío" en su entrepierna... y en qué habría ocurrido si el solitario Adán hubiese pecado con la serpiente y la posterior regañina y castigo de Dios.

El pobre Adán no tendría donde sostener la hoja de parra con el fin de ocultar su ausente desnudez.

Fijándonos en el ítem central del título habría que afirmar que, desde el comienzo, Adán tenía genitales, por el hecho que hemos mencionado anteriormente.

"Adán no encontró compañía ideal entre los animales"

De este versículo se puede inferir, sin caer en blasfemia, que Adán en un comienzo (o mientras les daba el nombre a los animales, uno por uno) tuvo sexo (o, al menos lo intentó) con todos los animales del huerto, del Edén, sin encontrar "satisfacción" en ninguno de ellos.
Pero....si no tenía genitales, ¿cómo podía tener sexo con los animales? Sería imposible ¿o lo haría de otra manera?.

Conclusión lógica: ADÁN - al igual que todos los demás animales - SÍ TENIA GENITALES.

Según otros, Adán ya gozaba de AMBOS genitales, masculinos y femeninos, desde un principio, pero como Dios “lo creó a su imagen y semejanza”, deberíamos concluir que dios era /es HERMAFRODITA y Adán también lo fue al inicio.

Dios es único y no tiene pareja, por lo que su creación sale del sexo que tiene consigo mismo, varios versículos bíblicos nos corroboran esta información: “El Padre engendra al Hijo, la segunda persona de la Santísima Trinidad y del amor del Padre y del Hijo saldrá el Espíritu Santo” (lo que no es sólo un enunciado, es un Dogma, de creencia obligada, un misterio ininteligible, pero verdadero, y no creo que “haya doctores de la Santa Madre Iglesia que me lo sepan responder”

1. No es que las 2 versiones de la creación se contradigan.

En Génesis, 1:27, dice "Creó, pues, Dios al hombre a imagen suya, a imagen de Dios LO creó; varón y hembra LOS creó"
Fíjense en el singular “LO CREÓ” (al hombre), tratando de decir que el primer hombre fue creado varón y hembra, LOS creó.
Entonces ¿en un inicio, ambos sexos coexistían en el mismo cuerpo y lo que hizo Dios fue separarlos?

2.- Gen 2:23 "Y dijo Adán: Ésta es ahora hueso de mis huesos y carne de mi carne; ella será llamada Varona, porque del varón fue tomada."
Entonces está claro que Eva fue tomada de la carne de Adán, por lo que también la vagina de Adán sería tomada para el cuerpo de Eva,

3. Cabe resaltar que ese primer Adán también tenía pechos y probablemente tuvo hijos (la otra descendencia, y si no, ¿las esposas de Caín y de Abel?).

Es algo que yo nunca he tenido muy claro, de donde saldrían las esposas de Caín y de Abel ¿Y tú, lector?
¿O también eran hermafroditas y tuvieron sexo entre ellos?

Esto de que Adán fuera hermafrodita tiene su origen griego con el mito del andrógino el cual decía que los individuos primitivos tenían ambos sexos y cuando quisieron ser como los dioses del Olimpo, trataron de invadir ese lugar, pero Zeus, los dividió con un rayo. Desde ahí se originaron los heterosexuales que ahora buscan su otra mitad, la “media naranja”

¿Y los ángeles que se presentaron en el domicilio de Lot?
Está claro que estos ángeles tenían un atractivo femenino para los hombres de toda la ciudad, no es posible que todos, en el pueblo, fueran homosexuales porque la homosexualidad es la excepción en cualquier sociedad, y no la regla (escribo estadísticamente, no moralmente)

Los ángeles llegaron por la tarde y se quedaron con Lot TODA la noche, incluso lo despertaron en la cama después de una noche de sexo: (Génesis 19:15 "Y al rayar el alba, los ángeles daban prisa a Lot, diciendo: Levántate, toma tu mujer..."
¿Para qué iban a quedarse toda la noche si no era para satisfacerse mutuamente?
¿Y por qué Lot prefirió entregar a sus hijas a la chusma que gritaba en la calle y que querían intimar con los ángeles, si no era para cumplir sus fantasías sexuales con dos hermosos/as ángeles?

Pero lo que más me sorprende e impresiona es que, todavía hoy en día hay personas que de verdad defienden la literalidad del Génesis y lo leen como si fuese un libro de historia totalmente verídico.

Si una persona cree en serpientes parlanchinas, torres que llegan al cielo, cajas de madera con millones de animales dentro, creaciones universales en 6 días... es capaz de creer (y hacer) cualquier otra descabellada cosa.

Uno de los principales errores que yo he encontrado en la Biblia, y que para mí sería suficiente argumento para decir que ese Dios de la Biblia NO PUEDE SER DIOS, es el hecho de que ese Dios tenía un pueblo elegido y que ayudaba a ese pueblo elegido a destruir a sus enemigos que, obviamente, creían en otros dioses.

Si ese Dios era Dios solamente para Israel y no tomaba en cuenta para nada a los demás seres humanos de la época, entonces no era Dios, porque se supone que Dios es el ser supremo, DIOS de todo lo creado, no Dios de una pequeña parte de la humanidad.


Por otra parte la Biblia es un libro interesante, evidentemente no se puede tomar como referente moral porque acabaríamos vendiendo a nuestros hijos, ni tampoco es un libro histórico porque hace falta analizar mucho para sacar algo histórico del mismo (todo libro cuenta algo de la historia de su tiempo y este ha sido escrito y modificado durante largos periodos de tiempo, por lo que cuenta un poco de la historia de cada uno de ellos) y es, además, un libro con prácticamente todos los géneros literarios.

lunes, 28 de mayo de 2018

REFLEXIÓN LÚDICA: UNA IMPOSTURA (2) LOS ERRORES DE DIOS




Recordemos que cuando Dios crea al primer hombre, lo hizo sin saber que más adelante crearía a Eva (adiós, omnisciencia).
Ya vimos que el proyecto inicial de Dios debió ser un mundo dominado y regido por un solo ser humano: Adán.

El plan inicial era... Un Adán solitario.

O sea... Un ser humano que NO se reproduciría.

Y ya conocemos que las intenciones de Dios con el sexo y sus órganos son solamente para reproducción (de hecho, y lamentablemente, son muy conocidas las costumbres de algunas religiones de NO utilizar ningún tipo de anticonceptivos para prevenir embarazos, ya que la intención de Dios, al darnos nuestras órganos sexuales, es solamente para tener seguidores y adoradores).

Basándonos en lo que conocemos de Dios, que al crear a un Adán sin una visión reproductiva, y bajo la premisa de la perfección del diseño, Dios no crearía a un hombre con órganos innecesarios y de sobra...
Podemos afirmar categóricamente, pues, y sin ninguna duda que...

¡Adán no tenía genitales!

Al ser asexuado (no había aún mujer para reproducirse)... Adán seguramente carecía de pene y de testículos, ya que serían inútiles en su estructura anatómica y fisiológica primera.

Supongo que en ese lugar, entre las piernas, habría un espacio vacío.
Quizá un pequeño agujerito para expulsar la orina... nada de cosas que den placer o que inviten a crear otros seres de su misma especie (lo cual, insisto, era imposible ya que Eva aún no había entrado en escena).

Esta característica nos recuerda al extraño concepto que existe sobre los ángeles y arcángeles: Son asexuados.

Así que, amigo lector, creo que no queda ninguna duda... Adán no tenía nada ahí, entre las piernas.

Llega Eva y... ¡Magia por doquier!

OK.

Imaginémonos la situación:

Jardín del Edén. Lleno de parejas de animales sin nombre que necesitan identificación. Un hombre solitario y asexuado para ese trabajo: Adán.

De repente, y en medio de su ardua labor, los sentimientos de soledad de Adán se exacerban y "no encuentra ayuda adecuada entre los animales"

Dios, en su infinita omnisciencia, nota esto... y decide darle una pareja a Adán, su versión femenina (y, de paso, recuerda que es bueno que el hombre se reproduzca.)

Mientras Adán duerme (y sueña con sus animales, supongo)... el todopoderoso Dios, que ha creado mundos y universos de la nada... necesita robarle una costilla a Adán para formar a la mujer.

Una mujer que, supongo. SÍ tenía sus órganos sexuales completos.

Pero... ¿Y nuestro asexuado Adán?

Aunque la Biblia no lo aclara (de hecho no hace la más mínima referencia), probablemente al sacarle la costilla a su primer y único hombre, pudo tomar un poco de barro que quedó por ahí y hacerle un pene y un par de testículos.

Así que, amigo lector... gracias a ese trozo de barro que quizá estaba adherido a las sandalias de Dios, es por lo que tenemos a "nuestros amigos  placenteros de toda la vida"

No podemos negar que tuvimos suerte.

Al fin, la magia de Dios nos sirvió para algo.

La intención de este artículo es bien sencilla:

Dejar bien claro que la absurda teoría del "Dios diseñador perfecto" se cae estrepitosamente con este asuntillo de los genitales de Adán.

Porque si el creyente afirma que Dios creó el mundo al inicio "Perfecto", bajo un sincronizado diseño; tiene que admitir que ese Dios perfecto no le pondría a Adán órganos de más, sobrantes, sin ninguna función fisiológica clara y precisa.

Pero si insiste en decir que ya Adán tenía sus órganos sexuales, significa que ya Dios le había dado la capacidad para reproducirse, adelantándose a la posterior formación de la mujer, por lo que todo ese teatro de "sentirse solo", "la costilla" y demás, es una soberana farsa ya que el primer hombre ya estaba anatómicamente dotado para tener una compañera, femenina, que no tenía.

No quiero ni imaginarme las excusas a las que tendrán que recurrir para poder articular medianamente este absurdo.

Supongo que serán algo así como:

- No, no, no... Lo que pasa es que hubo DOS apariciones de la mujer, la primera (Lilith) creada al mismo tiempo que el varón y la segunda (Eva) formada de la costilla, y entonces a Adán le quedaron sus órganos sexuales de su primera mujer, pero como esta le salió como le salió, protestona, igualitaria,…

-         Eres un blasfemo –debe decirme ese creyente – eres un  ateo y sólo tú te fijarías en tan estúpidos detallitos. Te pudrirás en el infierno.

domingo, 27 de mayo de 2018

REFLEXIÓN LÚDICA, UNA IMPOSTURA (1) "LOS ERRORES DE DIOS"


ERRORES DE DIOS: por ejemplo: “Los Órganos Sexuales de Adán”.

Según los Creyentes Cristianos: Dios es perfecto.

Y al ser Dios "Perfecto"... no debería cometer errores.

Pero, parece que Dios SÍ los ha cometido.

Ya hemos visto, de sobra, en el Blog cómo Dios metió su celestial e inexistente pata al crear a Adán y a Eva.

Pero hoy... vamos un poquito más allá.

Tomando la versión más conocida y popular de la creación de Adán (no la perversa (¿) y blasfema (¿) historia de Lilith en Génesis 1,27), podemos notar algunas cosas interesantes:

- Dios crea primero los animales.
Supongo que, aunque la Biblia no lo aclara, los creó en parejas con el objetivo, con la finalidad, de que se reprodujesen y poblasen la tierra y les sirviesen, a la vez, además de cómo ayuda, de alimento a Adán.
Asumimos, entonces por lógica, que Dios creó toda la amplia zoología del mundo con ambos sexos (mejor que “géneros”): Machos y Hembras.

- Luego, el sexto día, Dios en su infinita sabiduría... Crea al hombre, al varón,... ¡SOLO AL VARÓN!, sólo a Adán.

Es decir... Dios (del que asumimos es un experto en genética y reproducción) crea a todos los seres vivos con sus dos sexos, distintos y muy bien definidos, perooooo... su creación mayor, su obra máxima, su  punto culminante del diseño biológico... lo crea de un solo sexo: masculino.

¿Acaso soy el único que ve en este "Diseño" un error garrafal?... 

Un asuntillo este error que, después, Dios deberá "corregir".

- De hecho debió sers así. A Dios le sale a relucir su "errorcito" de diseño y necesita crear la versión femenina (o sea... Terminar su incompleto trabajo. Corregir su fallo).

¿Tan desubicado, despistado, ingenuo y desorientado estaba Dios? 
¿Cómo iba a reproducirse el hombre?.

¡Claro que debía crear también a la Mujer!

¿Acaso, Dios, no acababa de crear a todos los animales con sus dos sexos?...
¿O, simplemente, se te olvidó que el varón también era un animal y que necesitaba su versión femenina?

Yo no quiero aceptar que, desde el principio, Dios era misógino. ¿Iba a serlo, incluso antes de crear a la mujer?
Porque no lo tenía previsto y sólo la “forma” (no la crea) hasta que Adán no se lo pide.

Bueno; ya sabemos que a Dios no le gustan mucho las mujeres y así lo mostrará, después, a través de la Biblia y podemos comprobar cómo las humilla y veja a más no poder, considerándola muy inferior al varón.

Debido al gran número de versículos donde se evidencia, al menos, una misoginia de Dios, no es de extrañar que haya pospuesto a más no poder la aparición de la mujer hasta última hora.

- Pero... ¿Sabe usted amigo lector por qué Dios decide crear a la mujer?

No fue porque, lógicamente, desde el punto de vista biológico nuestra contraparte femenina fuera indispensable para la reproducción (hasta donde sabemos Adán no tenía la capacidad de auto regenerarse o la autofecundación).
O porque Adán, como primer y único varón en la tierra, necesitara amor y afecto, lo que será común entre todos los seres humanos.

NO... Dios crea a la mujer porque Adán “no encontró compañía ideal entre los animales”

De este posible caso de incipiente zoofilia y misoginia, ya hablamos en otro artículo: ¿“Tenían ombligo Adán y Eva”? (sobre el artículo, con el mismo nombre, de la obra de Martin  Gardner)

En serio... ¿Acaso a Dios no se le había ocurrido que la raza humana debía multiplicarse?

¿O quizá el plan original de Dios era... un solo hombre para siempre jamás: Adán?

Lo que ocurrió después fue... ehh... un error de cálculo.

Total. "Nadie es perfecto"
Veamos ahora algo interesante y el punto principal del artículo: "Los órganos sexuales de Adán"

¿Nunca has pensado, amigo lector, en la función del sistema reproductivo de Adán antes de que apareciese Eva?

Como ya vimos, es obvio que Dios creó a todos los animales con sus dos sexos bien definidos: macho y hembra.
Y la intención era bien clara, reproducirse; por lo que evidentemente, los creó con sus órganos sexuales plenamente desarrollados.

Pero... ¿Y Adán?


viernes, 25 de mayo de 2018

¿EXISTIÓ, REALMENTE, JESÚS DE NAZARET? ( Y 9 )



III. Fuentes Cristianas

Entre las fuentes cristianas de la vida de Jesús existe muy poca necesidad de mencionar la así llamada Ágrafa y Apócrifa.
Porque si bien la fuente Ágrafa contiene una Logia de Jesús, o se refiere a incidentes de su Vida, son o altamente improbables o son presentados sólo como variaciones de la historia de los Evangelios.

El principal valor de la Apócrifa consiste en mostrar la superioridad infinita de los Escritos Inspirados contrastando las toscas y erróneas producciones de la mente humana comparadas con las verdades simples y sublimes escritas bajo la inspiración del Espíritu Santo.

Entre los libros Sagrados del Nuevo Testamento, los que tienen especial importancia con respecto a la construcción de la vida de Jesús son los cuatro Evangelios y las cuatro grandes Cartas de San Pablo.

Las cuatro grandes Epístolas Paulinas (Romanos, Gálatas, y Primera y Segunda Carta a los Corintios) no serán sobre-estimadas por los que estudian la vida de Cristo.
Han sido llamadas, a veces, el "quinto evangelio".
Su autenticidad jamás ha sido atacada por los críticos y su testimonio es aún más antiguo que el de los Evangelios, al menos que la mayoría de ellos.
Son de gran valor porque son algo incidental y sin ningún diseño previo.
Es el testimonio de un escritor altamente intelectual y culto, que había sido uno de los mayores enemigos de Jesús, y que escribe dentro de los 25 años posteriores a los hechos que relata.

Al mismo tiempo, estas cuatro grandes cartas-encíclicas dan testimonio de los hechos más importantes de la vida de Cristo: su linaje de David, su pobreza, su Mesianismo, sus enseñanzas morales, su predicación sobre el Reino de Dios, su llamada a los Apóstoles, sus poderes milagrosos, su afirmación acerca de ser Dios, la traición, la institución de la Sagrada Eucaristía, su Pasión, crucifixión, sepultura y resurrección, sus repetidas apariciones (Rom., i, 3, 4; v, 11; viii, 2, 3, 32; ix, 5; xv, 8; Gal., ii, 17; iii, 13; iv, 4; v, 21; I Cor., vi, 9; vii, 10; xi, 25; xv, passim; II Cor., iii, 17; iv, 4; xii, 12; xiii, 4; etc.).

Sin importar cuan importantes sean las cuatro grandes epístolas, los evangelios son aún más importantes.
No porque alguno de ellos ofrezca una biografía completa de Jesús, sino porque dan razón del origen de la cristiandad por medio de la vida de su Fundador.

Las cuestiones tales como la autenticidad de los Evangelios, la relación entre los Evangelios Sinópticos y el Cuarto no voy a tratarlas aquí, quizá en otro tiempo y/o en otro espacio.

jueves, 24 de mayo de 2018

¿EXISTIÓ, REALMENTE, JESÚS DE NAZARET? (8)




8

FUENTES JUDÍAS

El carácter histórico de Jesucristo también es afirmado por la literatura judía hostil de los siglos subsiguientes.

Su nacimiento se considera unido a una unión ilícita ("Acta Pilati") o hasta adúltera de sus padres (Orígenes, "Contra Celso)
El nombre de su padre era Pantera, un soldado común.
Su edición final no apareció hasta el siglo trece, por lo que brinda un relato del mito de Pantera en su forma más avanzada.

Los escritos judíos posteriores muestran trazos de familiaridad con el asesinato de los Santos Inocentes, con la huída a Egipto, con la estancia de Jesús en el templo a la edad de doce años, con la llamada a los discípulos, con sus milagros (Orígenes, "Contra Celso"), con su afirmación de ser Dios (Orígenes, ("Contra Celso"), con la traición de Judas y con su muerte (Orígenes, "Contra Celso"), trata de arrojar dudas sobre la Resurrección, y repite la ficción judía que el cuerpo de Jesús fue robado del sepulcro. 

 EL TALMUD.

Esta colección de escritos rabínicos judíos, que data de los siglos tercero a sexto, muestra que hasta los enemigos de Jesús confirmaron su existencia.

Un pasaje dice que en “la Pascua, Yeshu [Jesús] el Nazareno fue colgado”, dato que es históricamente correcto (El Talmud de Babilonia, Sanedrín 43a, según la lectura del Códice de Munich; véase (Juan 19:14-16):

14.- Y era la víspera de la Pascua, y como la hora de sexta. Entonces dijo a los Judíos: He aquí vuestro Rey.

15.- Mas ellos dieron voces: “Quita, quita, crucifícale”.

 Díceles Pilato: ¿A vuestro Rey he de crucificar?
Respondieron los pontífices: No tenemos rey sino a César.

16.- Así que entonces lo entregó a ellos para que fuese crucificado. Y tomaron á Jesús, y le llevaron.

 En otro declara lo siguiente: “Que no tengamos hijo ni discípulo que se deje estropear en público como el Nazareno”, título con el que se solía llamar a Jesús (El Talmud de Babilonia, Berajot 17b, nota, según la lectura del Códice de Munich; (véase Lucas 18:37)

miércoles, 23 de mayo de 2018

¿EXISTIÓ, REALMENTE, JESÚS DE NAZARET? (7)


ESCRITORES NO CRISTIANOS.

El primer escritor no cristiano que se refiere a Cristo es el historiador judío Flavio Josefus, nacido en A.D. 37, fue contemporáneo de los Apóstoles y murió en Roma en A.D. 94. Dos pasajes en su "Antiquities" que confirman dos hechos de las crónicas cristianas inspiradas no tienen disputa. En uno reporta el asesinato de "Juan llamado el Bautista" en manos de Herodes, (Ant., XVIII, v, 2), en el que describe además el carácter y trabajo de Juan; en el otro, (Ant., XX, ix, 1) desaprueba la sentencia pronunciada por el sumo sacerdote Ananus contra "Santiago, hermano de Jesús, Quien era llamado Cristo." Es probable por antecedente que un escritor tan bien informado como Josefus debe haber tenido una familiaridad además con la doctrina y la historia de Jesucristo. Viendo, además, que registra eventos de importancia menor en la historia de los judíos, sería sorprendente si se mantuviese en silencio acerca de Jesucristo. La consideración por los sacerdotes y fariseos no le impidió mencionar los asesinatos judiciales de Juan el Bautista y el Apóstol Santiago; su intento de encontrar la realización de las profecías Mesiánicas en Vespasiano no lo indujeron a callar sobre varias sectas judías, aún cuando sus principios parecían ser inconsistentes con las aseveraciones de Vespasiano. Uno espera, naturalmente, una mención sobre Jesucristo en Josefus. Antiquities XVIII, iii, 3, parece satisfacer esta expectativa.

Por este tiempo apareció Jesús, un hombre sabio (si es que es correcto llamarlo hombre, ya que fue un hacedor de milagros impactantes, un maestro para los hombres que reciben la verdad con gozo), y atrajo hacia Él a muchos judíos (muchos griegos además. Era el Cristo). Y cuando Pilatos, frente a la denuncia de aquellos que son los principales entre nosotros, lo había condenado a la Cruz, aquellos que lo habían amado primero no abandonaron (ya que se les apareció vivo nuevamente al tercer día, habiendo predicho esto y otras tantas maravillas sobre Él los santos profetas) La tribu de los cristianos llamados así por El no han cesado hasta este día.

Un testimonio tan importante como el mencionado arriba no podía escaparse del trabajo de los críticos. Sus conclusiones pueden reducirse a tres titulares: aquellos que consideran el pasaje como totalmente falso; aquellos que lo consideran completamente auténtico; y aquellos que lo consideran un poco de cada cosa.

1.- Aquellos que consideran el pasaje como falso:

Primero, están aquellos que consideran al pasaje entero como falso. Las razones principales para esta visión parecen ser las siguientes:
Josefus no podría representar a Jesucristo como un simple moralista y por otra parte no podría enfatizar las profecías y expectativas mesiánicas sin ofender las susceptibilidades romanas; El pasaje arriba mencionado de Josefus parece haber sido desconocido por Orígenes y los primeros escritores patrísticos; Su lugar preciso en el texto de Josefus es incierto, ya que Eusebio (Hist. Eccl., II, vi) lo debe haber encontrado con anterioridad a las notas referidas a Pilato, mientras que ahora se encuentran luego de ellas.

Pero la falsedad del disputado pasaje de Josefus no implica la ignorancia del historiador con respecto a los hechos conectados con Jesucristo. La narración de Josefus acerca de su propia precocidad juvenil ante los maestros judíos (Vit., 2) nos recuerda la historia de la estadía de Cristo en el Templo a la edad de doce años; la descripción del naufragio en su viaje a Roma (Vit., 3) nos recuerda al naufragio de Pablo relatado en Hechos; finalmente su introducción arbitraria de un engaño practicado por los sacerdotes de Isis sobre una mujer romana, a continuación de sus supuestas alusiones a Jesús, muestran una disposición a explicar el nacimiento virginal de Jesús y a preparar las falsedades que tomaron cuerpo en los escritos judíos subsiguientes.

2.- Aquellos que consideran el pasaje como auténtico, con algunas adiciones inventadas:

Una segunda clasificación de críticos no consideran a la totalidad del testimonio de Josefus concerniente a Cristo como falso pero sostienen que existe una interpolación de las partes marcadas arriba entre paréntesis. Las razones asignadas para esta opinión pueden reducirse a las siguientes dos:
Josefus debe haber mencionado a Jesús, pero no puede haberlo reconocido como el Cristo; por lo tanto parte de nuestro testo Josefiano actual debe ser genuina y parte interpolada.

Igualmente, la misma conclusión se sigue del hecho que Orígenes conocía un texto de Josefus acerca de Jesús, pero no le era familiar nuestro texto actual, ya que, de acuerdo con el gran doctor de Alejandría, Josefus no creía que Jesús fuese el Mesías. ("In Matth.", xiii, 55; "Contra Cels.", I, 47).

Cualquiera sea el peso de estos dos argumentos, se pierde frente al hecho que Josefus no escribía para los judíos, sino para los romanos; consecuentemente, cuando dice "Este era el Cristo" no implica necesariamente que Jesús era el Cristo considerado por los romanos como el fundador de la religión cristiana.

3.- Aquellos que lo consideran completamente genuino:

Una tercera clase de estudiosos cree que el pasaje completo acerca de Jesús, como se encuentra hoy en día en Josefus, es genuino. Los argumentos principales de la autenticidad del pasaje de Josefus son los siguientes:
Primero, todos los códices o manuscritos del trabajo de Josefus contienen el texto en cuestión; para mantener la falsificación de este texto debemos suponer que todas las copias de Josefus estaban en manos de los cristianos, y fueron cambiados de la misma manera.

Segundo, es cierto que ni Tertuliano ni San Justino utilizan el pasaje de Josefus acerca de Jesús; pero su silencio se debe probablemente al desprecio con el que los judíos contemporáneos consideraban a Josefus, y a la relativa poca autoridad que tenía entre los lectores romanos. Los escritores de la edad de Tertuliano y Justino podían apelar a testigos vivos de la tradición Apostólica.

Tercero, Eusebio ("Hist. Eccl". I, xi; cf. "Dem. Ev.", III, v) Sozomen (Hist. Eccl., I, i), Niceph. (Hist. Eccl., I, 39), Isidoro de Pelusium (Ep. IV, 225), San Jerónimo (catal.script. eccles. xiii), Ambrosio, Casiodoro, etc., recurren al testimonio de Josefus; no deben haber existido dudas respecto a su autenticidad en el tiempo de estos ilustres escritores.

4.- Cuarto, el silencio completo de Josefus acerca de Jesús hubiese sido un testimonio aun más elocuente del que tenemos en el presente texto; este último no contiene ninguna afirmación que sea incompatible con su origen Josefiano: el lector romano necesitaba la información de que Jesús era el Cristo o el fundador de la religión cristiana; las maravillosas obras de Jesús y su Resurrección de entre los muertos eran pregonadas incesantemente por los cristianos de forma tal que sin estos atributos el Jesús de Josefus no hubiera sido prácticamente reconocido como el fundador de la religión cristiana.

Todo esto no implica necesariamente que Josefus considerase a Jesús como el Mesías judío; pero, aun si hubiese estado convencido de su mesianismo, no se sigue por esto que se haya convertido al cristianismo. Un número de posibles subterfugios pueden haberle brindado al historiador judío razones aparentemente suficientes como para no abrazar el cristianismo. 



martes, 22 de mayo de 2018

¿EXISTIÓ, REALMENTE, JESÚS DE NAZARET? (6)


TRES VERSIONES DEL TEXTO DE F. JOSEFO

A.- Versión griega

Recogida por Eusebio de Cesarea en Historia Eclesiástica (capítulo I, 11), del año 323. Trasmitida a través de la literatura de la Europa cristiana, las copias más antiguas están datadas en el siglo X.

"Apareció en este tiempo Jesús, un hombre sabio, si en verdad se le puede llamar hombre. Fue autor de hechos sorprenden­tes; maestro de personas que reciben la verdad con placer. Muchos, tanto judíos como griegos, le siguieron. Este era el Cristo (el Mesías). Algunos de nuestros hombres más eminentes le acusaron ante Pilato. Este lo condenó a la cruz. Sin embargo, quienes antes lo habían amado, no dejaron de quererlo. Se les apareció resucitado al tercer día, como lo habían anunciado los divinos profetas que habían predicho de Él ésta y otras mil cosas maravillosas. Y hasta hoy, la tribu de los cristianos, que le debe este nombre, no ha desaparecido".


B.- Versión árabe

También conocida como versión eslava., debida a Agapio, obispo de Hierápolis y que fue sacada a la luz en 1971.

"En este tiempo existió un hombre de nombre Jesús. Su conducta era buena y era considerado virtuoso. Muchos judíos y gente de otras naciones se convirtieron en discípulos suyos. Los convertidos en sus discípulos no lo abandonaron. Relataron que se les había aparecido tres días después de su crucifixión y que estaba vivo. Según esto fue quizá el Mesías de quien los profetas habían contado maravillas."

C.- Versión siríaca

Aparece en Crónica siríaca, obra del siglo XII, de Miguel el Sirio.

Como podemos ver, la copia mas antigua de estas versiones son del siglo X; por lo que esperar que en los numerosos procesos de transcripción-traducción se hubiese mantenido la esencia original de Josefo es una ilusión muy grande.

Una vez descartado Flavio Josefo como una fuente confiable de la historicidad de Jesús, podemos afirmar con bastante propiedad que las posibilidades de la existencia de Jesús como personaje histórico y real, son muy escasas.


lunes, 21 de mayo de 2018

¿EXISTIÓ, REALMENTE, JESÚS DE NAZARET? (5)



FLAVIO JOSEFO.

El Creyente Cristiano suele decir lo siguiente:
- ¡Claro que hay pruebas de la existencia de Jesús!... ¡Hay miles!... por ejemplo el Historiador Judío Flavio Josefo que nombró en sus obras a Jesús. ¿Qué otra prueba quieres?
Lo curioso de esto es que aunque muchos aluden a Josefo, casi nunca han leído exactamente dónde nombra a Jesús y todo lo relacionado con esta polémica cita.

Leamos la cita textual tomada del libro Antigüedades judías (Antiquitates Iudaicae) escrito hacia el año 93 d. C. específicamente el libro 18, capítulo 3,3, Este es el denominado tradicionalmente «Testimonio flaviano».

"Por este tiempo apareció Jesús, un hombre sabio (((si es que es correcto llamarlo hombre, ya que fue un hacedor de milagros impactantes, un maestro para los hombres que reciben la verdad con gozo))), y atrajo hacia él a muchos judíos (((y a muchos gentiles además. Era el Cristo (el Mesías))). Y cuando Pilatos, frente a la denuncia de aquellos que son los principales entre nosotros, lo había condenado a la Cruz, aquellos que lo habían amado primero no le abandonaron (((ya que se les apareció vivo nuevamente al tercer día, habiendo predicho esto y otras tantas maravillas sobre Él los santos profetas))) La tribu de los cristianos, llamados así por Él, no ha cesado de crecer hasta este día".

Desde el punto de vista Cristiano Creyente parece fácil: un historiador escribió que existió un hombre llamado Jesús que hizo milagros y que era el Mesías, y que además fue crucificado. ¿Qué mejor evidencia?

¿O no?

Como es de esperarse existen numerosas opiniones en contra de este párrafo. La autenticidad del fragmento ha sido cuestionada filológicamente e historiográficamente. Aunque no faltan quienes defienden la autenticidad de este texto, la mayoría de los historiadores y filólogos no consideran que sea auténtico, al estar plagado de INTERPOLACIONES cristianas.

El texto auténtico de Flavio Josefo sería el anteriormente expuesto, si prescindimos de los párrafos entre paréntesis, en negrita, subrayados y bastardilla.

Hay muchas razones para suponer esto.

1.- Es muy difícil que para la época cuando Josefo escribió (supuestamente) este párrafo hubiese utilizado palabras de alabanza hacia un judío y menos aun proclamándolo como el Mesías; esto hubiese enojado mucho a las autoridades romanas de la época.
 (De hecho, Orígenes y los primeros escritores teológicos ignoraron y nunca mencionaron el pasaje anteriormente citado).

2.- Es verdaderamente asombroso que un historiador como lo era Josefo, que describía con el más mínimo detalle los juicios de algunos judíos de la época, solo dedicase a un personaje tan extraordinario, como lo sería Jesús, solo unas pocas líneas, sin mencionar absolutamente nada de sus milagros y portentos.

Hay que aclarar que existen varias versiones de dicho párrafo:

domingo, 20 de mayo de 2018

¿EXISTIÓ, REALMENTE, JESÚS DE NAZARET? (4)



II. FUENTES JUDÍAS.

A. Filo 

Filo de Alejandría (año 25 a. C. al 47 d. C.).
Es un excelente testigo de los eventos sucedidos en Judea y de la diáspora Judía en la primera mitad del Siglo I.

Aunque estaba ya mayor cuando dirigió una embajada de los judíos a la corte del emperador Gayo Calígula.
Era el año 39-40 d. C.
Sin lugar a duda, Filo vivió precisamente durante el tiempo en que "Jesús de Nazaret" supuestamente llegó al mundo, supuestamente subyugó a las multitudes haciendo milagros y, supuestamente, murió crucificado.

Filo estaba también en el lugar correcto para dar testimonio de lo que sucedía.
Como aristócrata y líder judío de la considerable comunidad judía de Alejandría, sabemos que Filo permaneció cierto tiempo en Jerusalén, donde tenía muy cercanas relaciones con la casa real de Judea a través de su hermano, Alejandro, director oficial de impuestos y que era uno de los hombres más ricos de oriente, encargado de cobrar los impuestos sobre importaciones hacia el Egipto romano

Como lo haría Josefo, cincuenta años más tarde, Filo redactó extensas apologías sobre la religión judía y comentarios sobre política contemporánea. Cerca de 30 manuscritos, conteniendo comentarios sobre los principales personajes del Pentateuco, y como podríamos esperarlo, menciona a Moisés más de mil veces.

No obstante, Filo no dice ni una sola palabra acerca de Jesús, del cristianismo, ni de ninguno de los eventos descritos en el Nuevo Testamento.
En todo este trabajo, Filo no hace ni una sola referencia respecto de su supuesto contemporáneo "Jesucristo", el hombre-dios que deambulaba a pie por el Levante, exorcizando demonios, resucitando muertos, y causando oscuridad y terremoto en el momento de su muerte.
Con las cercanas conexiones de Filo con la casa de Herodes, habría sido razonable esperar que el milagroso escape de un grupo de apóstoles de una cárcel real (Hechos de los Apóstoles 5, 18-40), o la segunda escapada de Pedro, con la ayuda de ángeles, aunque supuestamente encadenado en medio de centinelas y custodiado por cuatro pelotones de soldados (Hechos de los Apóstoles 12. 2-7).

Estos dos grandes fenómenos debieran haber ocasionado algún comentario.
Pues nada, ni la más mínima referencia.
Ni cuando (Hechos de los Apóstoles 12 1-2: “En ese tiempo el rey Herodes hizo arrestar a algunos de la iglesia con el fin de maltratarlos. A Jacobo, hermano de Juan, lo mandó matar a espada. Al ver que esto agradaba a los judíos, procedió a prender también a Pedro. Esto sucedió durante la fiesta de los Panes”

Todo parece muy extraño, si es verdad que todo esto ocurrió y Filo nada dice de ello.

viernes, 18 de mayo de 2018

¿EXISTIÓ, REALMENTE, JESÚS DE NAZARET? (3)


C. Suetonio

En su obra “Vida de los Césares”, el historiador romano Suetonio narró los sucesos acontecidos en los reinados de los primeros once emperadores romanos.
En la sección dedicada a Claudio, hizo referencia a unos disturbios que surgieron entre los judíos de Roma, tal vez provocados por disputas a causa de Jesús (Hechos 18:2).
Suetonio escribió: “Puesto que los judíos constantemente causaban disturbios por instigación de Cresto [Cristo], él [Claudio] los expulsó de Roma” (El divino Claudio, XXV, 4). Aunque culpó erróneamente a Jesús de generar disturbios, Suetonio no dudó de su existencia.

Este escritor romano (años 75-160 d. C.) muestra su conocimiento de Cristo y los cristianos.
Pero Suetonio consideraba a Cristo (Chrestus) como un insurgente romano que incitó sediciones bajo el reinado de Claudio (años 41-54 d. C.): "Judaeos, impulsore Chresto, assidue tumultuantes (Claudius) Roma expulit" (que, traducido, dice: “Claudio expulsó de Roma a los judíos a causa de sus continuos tumultos, impulsados por un tal Chresto”)

En su “Vida de Nerón”, considera a este emperador como un benefactor público por su severo tratamiento hacia los cristianos: "Multa sub eo et animadversa severe, et coercita, nec minus instituta . . . . afflicti Christiani, genus hominum superstitious novae et maleficae" que, traducido, dice: “Bajo éste [su reinado] se reprimieron y castigaron muchos abusos, dictándose reglamentos muy severos [...]

(Nerón) infligió suplicios a los cristianos, un género de hombres de una superstición nueva y maligna”. 

Quizá el escritor romano no comprenda que los problemas con los judíos surgían del antagonismo de los mismos hacia el carácter mesiánico de Jesucristo y hacia los derechos de la Iglesia Cristiana.


D. Plinio el Joven

Fue escritor y gobernador de Bitinia (actual Turquía). 

De gran importancia es la carta de Plinio el Joven al Emperador Trajano (años 61-115 d. C.), en la cual el Gobernador de Bithynia consulta a su majestad imperial sobre cómo manejar a los cristianos que vivían en su jurisdicción.

Le dijo que había intentado obligarlos a renegar de su fe y que había ejecutado a todos los que se negaron a hacerlo.

Agregó: “Quienes repitieron conmigo una invocación a los dioses [paganos] y ofrecieron ritos religiosos con vino e incienso delante de tu estatua [...] y maldijeron a Cristo [...,] pensé apropiado absolverlos” (Plinio el Joven, Cartas, Libro X, XCVI).


Por una parte, sus vidas eran manifiestamente inocentes, no podía probarse ningún crimen contra ellos excepto su creencia cristiana, que le parecía al romano una superstición extravagante y perversa.

Por otra parte, a los cristianos no se los podía desvincular de su alianza con Cristo, a quien celebraban como su Dios en las reuniones tempranas de la mañana.

La cristiandad aparece aquí ya no como una religión de criminales, como lo hacía en los textos de Tácito y Suetonio; Plinio reconoce los altos principios morales de los cristianos, admira su constancia en la fe (pervicacia et inflexibilis obstinatio), que parece remontarse a su culto de Cristo (carmenque Christo, quasi Deo, dicere) y que, traducido, dice: “le cantan himnos a Cristo (casi Dios, según dicen) con perseverancia e inflexible obstinación”.

E. Otros escritores paganos

Los testigos paganos restantes son de menor trascendencia.

.- Luciano, en el siglo segundo, desprecia a Cristo y a los cristianos de la misma forma que se mofa de los dioses paganos.
Hace alusión a la muerte de Cristo en la cruz, a sus milagros, al amor mutuo que prevalecía entre los cristianos.

.- Numenio hace también supuestas alusiones a Cristo, a sus parábolas, al terremoto en la Crucifixión.

.- Celso,  fue un filósofo griego, que vivó en el siglo II.
Su figura transcendió históricamente debido a que escribió una serie de textos contra el cristianismo, escritos y teorías que fueron contestados por el filósofo Orígenes.
Su obra más conocida, el “Discurso verdadero” o “La verdadera palabra” (Λόγος 'ΑληΘής), fue criticada por Orígenes en su obra “Contra Celso”, escrita entre los años 70 y 80 más tarde y gracias a la cual se conserva parte de la obra de Celso.

Se cree que, dada la creciente propagación del cristianismo —ya denunciada por Plinio el Joven—, Celso dirigió sus escritos contra esta religión y en especial para contrarrestar las conversiones entre paganos.
Testifica que, para esa época, los hechos relatados en los Evangelios estaban generalmente aceptados como verdaderos históricamente.

Sin importar cuan escasas sean las fuentes paganas sobre la vida de Cristo, dan por lo menos testimonio de su existencia, y narran sus milagros, sus parábolas, su testimonio de ser de carácter divino, su muerte en la Cruz, y de las características más sobresalientes de su religión.

¿EXISTIÓ, REALMENTE, JESÚS DE NAZARET (2)



I. Fuentes Paganas

Las fuentes no cristianas sobre la verdad histórica de los Evangelios son escasas y están contaminadas de odio y de prejuicio, lo que no es anormal, el que tus enemigos hablen mal de ti.

Existe un número de RAZONES que se han propuesto para explicar esta condición en las fuentes paganas:

1.- El campo en el que se desarrolla la historia que narran los Evangelios fue la remota Galilea.

A.- ¿HORACIO?

2.- Los judíos, en aquellos tiempos, eran percibidos como una raza supersticiosa, si damos crédito a Horacio: “Credat Judaeus Apella | No ego: namque deos didici securum agere aevum; | Nec, si quid miri faciat natura, deos id Tristes ex alto coeli demittere tecto” que traducido dice: (“El judío, Apella, lo cree, no yo; porque sé que los dioses traen vida tranquila; y si la naturaleza a veces hace algún portento, no son los dioses enojados quienes lo envían desde la alta bóveda celestial. (I, 5, 100-103)

3.- El Dios de los judíos era desconocido e incomprensible para la mayoría de los paganos de ese período.
Los judíos, en cuyo seno la Cristiandad tomó sus orígenes, estaban dispersos y eran odiados por todas las naciones paganas.
La religión cristiana era a menudo confundida con una de las tantas sectas que habían surgido del judaísmo, y que no podría despertar el interés del espectador pagano.

Es, sin embargo, cierto que ni los judíos ni los gentiles sospechaban en lo más mínimo la importancia monumental de la religión de cuyo crecimiento eran testigos.
Estas consideraciones dan razón de la escasez y aspereza con la que los eventos cristianos son mencionados por los autores paganos. Pero aunque los autores gentiles no nos dan ninguna información sobre Cristo y los primeros estadios de la cristiandad que no tenemos en los Evangelios, y aunque sus afirmaciones son hechas con un odio y desprecio sin disimulo, de todas formas, y sin quererlo, prueban el valor histórico de los hechos relatados por los Evangelistas.
No necesitamos demorarnos mucho en un escrito titulado "Los Actos de Pilato", que debe haber existido en el siglo II (Justino) y debe de haberse utilizado en las escuelas paganas para advertir a los jóvenes contra las creencias cristianas (Eusebio de Cesarea: que fue obispo de Cesarea y que, por su gran obra, “Historia eclesiástica o Historia de la Iglesia”, se le conoce como el padre de la historia de la Iglesia porque sus escritos están entre los primeros relatos de la historia del Cristianismo primitivo, que abarca desde los inicios hasta el año 324 d. C.

4.- ¿Existieron realmente las tablas de censo de Quirino?.

B. Tácito (56-120 d.C.) 

A Tácito se le considera uno de los grandes historiadores de la Roma antigua. Su obra “Anales” trata la historia del Imperio romano desde el año 14 hasta el 68 (Jesús murió en el año 33 (¿?)). Tácito escribió que el gran incendio que devastó la ciudad de Roma en el año 64 se le atribuyó al emperador Nerón, pero que Nerón culpó del incendio a los cristianos “para acabar con los rumores”. Luego añadió: “Aquel de quien tomaban el nombre, Cristo, había sido ejecutado en el reinado de Tiberio por el procurador Poncio Pilato” (Anales, XV, 44).

Su religión, aunque suprimida por un tiempo, renació nuevamente no solo en toda Judea donde se había originado, sino hasta en Roma, y –añade- que no era sino el nudo de convergencia de todas las corrientes de maldad y desvergüenza.
Y, lo que es más, que Nerón había desviado de sí mismo las sospechas de la quema de Roma acusando a los cristianos de este crimen; que estos últimos no eran culpables del incendio, aunque es verdad que merecían su destino, en razón de su misantropía universal.

Tácito, además, describe algunos de los horribles tormentos a los que Nerón sometía a los cristianos.
Aunque, probablemente, Tácito confunde a los cristianos con los judíos, considerándolos una secta judía particularmente abyecta.
Se puede inferir lo poco que había investigado la verdad histórica de los documentos judíos por la credulidad con la que aceptaba las absurdas leyendas y calumnias sobre los orígenes del pueblo Hebreo. 

jueves, 17 de mayo de 2018

¿EXISTIÓ, REALMENTE, JESÚS DE NAZARET? (1)


¿EXISTIÓ, REALMENTE, JESÚS DE NAZARET?

Hay que aclarar varias cosas antes de empezar esta reflexión y para tener una correcta perspectiva.

Hay, en primer lugar, que distinguir/diferenciar al Jesús “Histórico” del Jesús “Mitológico”.

La mayoría de los ateos creen que sí existe un Jesús mitológico y, creo que, negarlo sería algo ingenuo.
Hay un Jesús, el “mitológico”, en el que los cristianos creen, al que mucha gente adora, pero que nunca habría existido de forma real y que habría sido creado o diseñado por la Iglesia y las comunidades cristianas y que llegaría a ser el estandarte del Cristianismo.

Esta “representación espiritual-material” de Dios es simplemente un motivo y objeto de adoración, presentando características similares al del resto de los “dioses-hombres” que los humanos han adorado en todos los tiempos y desde tiempos inmemoriales.

Este Jesús existe y es al que la gente reza y adora, pero que sólo está, sólo existe, en la mente de sus fieles seguidores-adoradores.

Pero el Jesús real, físico, el que nació de una virgen, el que hizo milagros, el que resucitó de entre los muertos y subió en cuerpo hacia los cielos (todo esto de forma literal), es el que, sobre todo los ateos, y también los agnósticos, pretendemos negar mostrando y apoyándonos en evidencias razonables de la poca probabilidad de su existencia.

Cuando el ateo dice “No creo en Jesús”, se está refiriendo precisamente a este Jesús, al realmente existente, al histórico.

Todos sabemos que la principal fuente y evidencia que poseen los Creyentes de la existencia real de Jesús son los evangelios y las epístolas que componen el Nuevo Testamento.

Si descubrimos que entre estos hay fallos, contradicciones, errores, anacronías, falacias,..., por una simple relación de dependencia directa, el Jesús histórico desaparecería.

Desde el primer momento debemos aclarar que con el término “Jesús” nos referimos al personaje histórico, al “Jesús de Nazaret” (no al generalmente denominado “Jesús de Belén”, el que habría nacido en Belén), mientras que con el término “Cristo” nos referimos al “Jesús de la fe”, al “Mesías”, al “Hijo de Dios”…


Primeros Documentos Históricos sobre Jesús de Nazaret.


Los documentos históricos que se refieren a la vida y obra de Jesús pueden dividirse en tres clases: Fuentes Paganas, Fuentes Judías y Fuentes Cristianas.

Analicemos las tres:

I. FUENTES PAGANAS.

A. Tácito
B. Suetonio
C. Plinio el Joven
D. Otros escritores paganos

II. FUENTES JUDÍAS.

A. Filo
B. Josefus
C. Otras fuentes judías

III. FUENTES CRISTIANAS.



miércoles, 16 de mayo de 2018

LOS EVANGELIOS APÓCRIFOS (y 2)


Son 53.

 1.- Apocalipsis de Elías.

2.- Apocalipsis de Pablo

3.- Apocalipsis de Pedro

4.- Canon de Muratori

5.- Carta de Herodes a Pilatos

6.- Carta de Lentulo a Octavio

7.- Carta de Pilatos a Cesar

8.- Carta de Pilatos a Herodes

9.- Carta de Pilatos a Tiberio

10 .- Correspondencia Apócrifa

11.- El Evangelio Árabe de la Infancia

12.- El Evangelio Armenio de la Infancia

13.- El Evangelio de Ammonio

14.- El Evangelio de Bernabé

15.- El Evangelio de Judas

16.- El Evangelio de la muerte de Pilatos

17.- El Evangelio de la Verdad

18.- El Evangelio de los Egipcios

19.- El Evangelio de María

20.- El Evangelio de María Magdalena

21.- El Evangelio de Nicodemo

22.- El Evangelio de San Pedro

23.- El Evangelio de Santo Tomás

24.- El Evangelio de Taciano

25.- El Evangelio de Valentino

26.- El Evangelio según Felipe

27.- El Evangelio según Jesucristo

28.- El Evangelio según San Lucas

29.- El Evangelio según San Mateo

30.- El Evangelio según Tomas

31.- El Libro de Enoc

32.- El Pastor de Hermas

33.- El Proto-Evangelio de Santiago

34.- Epístola a Diogneto

35.- Epístola a los Corintios

36.- Epístola a los Filipenses

37.- Epístola a los Laodicenses

38.- Epístola de Bernabé

39.- Epístola de Ignacio

40.- Epístola de la Iglesia de Esmirna a la de la Filomelio.

41.- Evangelio de la Natividad de María

42.- Evangelio del Pseudo Mateo

43.- Evangelio de Judas

44.- Evangelios

45.- Fragmentos de Papias

46.- Fragmentos del Evangelio según los Hebreos

47.- Hechos de Pedro y los Doce Apósteles

48.- Historia Árabe de José el Carpintero

49.- Historia Copta de José el Carpintero

50.- La hija de Pedro

51.- Sentencia de Pilatos

52.- Sentencias atribuidas a Jesús por los Padres de la Iglesia

53.-Tradición de Pilatos



martes, 15 de mayo de 2018

LOS EVANGELIOS APÓCRIFOS (1)


LOS EVANGELIOS APÓCRIFOS.

Los evangelios apócrifos son todos aquellos textos religiosos centrados en Jesús que fueron descartados por los cristianos de los primeros siglos, y que no se incluyeron en el elenco de los libros de la Biblia considerados por la Iglesia como auténticos e inspirados.

La palabra “apócrifo” deriva del griego y designa algo que está “oculto” o “escondido”.
Al inicio el término fue utilizado para indicar aquellos escritos que revelaban “verdades” de tipo esotérico a “iniciados”.
Sin embargo hoy, el término se usa para indicar en general los escritos sobre la vida de Jesús no aceptados por la Iglesia como inspirados por Dios ni como norma de fe, a diferencia de los Evangelios atribuidos a Mateo, Marcos, Lucas y Juan, y que se compusieron en la segunda mitad del siglo I.

Algunos evangelios apócrifos, como el “Evangelio de los Hebreos”, solo lo conocemos por las noticias de los escritores eclesiásticos.
Otros, como el  “Evangelio de Pedro”, nos han llegado muy fragmentados, apenas algunos trozos de papiro, y no añaden prácticamente nada nuevo a los evangelios canónicos.
Otros, como el “Protoevangelio de Santiago”, el “Pseudo Mateo” o el “Pseudo Tomás”, narran datos de la vida de Jesús, de María o de san José que no aparecen en los evangelios canónicos.  

Por ejemplo, del “Protovangelo de Santiago” conocemos la presencia del buey y la mula en la gruta de la Natividad, o el nombre de los padres de la Virgen, Joaquín y Ana.
A menudo están llenos de detalles fantásticos o piadosos.
Por ejemplo, en ellos se recoge la historia de la vara florida de San José (a la hora de elegir o corresponder la mujer casadera) , o el nombre de los tres reyes magos (Melchor, Gaspar y Baltasar), o los milagros que hacía el Niño Jesús, y fueron objeto de inspiración de leyendas y obras de arte durante la Edad Media.

Un ejemplo de esto es el “Misterio de Elche”, en España (El Misterio de Elche es una representación teatral sobre la Dormición, Asunción y Coronación de la Virgen María, que tiene lugar cada año en agosto en la basílica de Santa María de Elche, de forma ininterrumpida desde la Edad Media y que, en 2001, fue declarada Patrimonio de la Humanidad).

Algunos expertos, atendiendo a su contenido, suelen clasificar los evangelios apócrifos en cuatro grupos:

1.– Evangelios de la infancia: narran el nacimiento de Jesús, o los milagros realizados durante su infancia.

2.– Evangelios de dichos: son colecciones de dichos y enseñanzas de Jesús sin un contexto narrativo. La mayor parte de ellos son gnósticos.

3.– Evangelios de la Pasión y Resurrección: intentan completar los relatos de la Muerte y Resurrección de Jesús.

4.– Diálogos del Resucitado: recogen enseñanzas del Resucitado a alguno de sus discípulos.
Estos últimos son típicos de la literatura gnóstica.

El más importante acontecimiento reciente en el terreno de los escritos apócrifos se produjo con descubrimiento por parte de unos campesinos, en un pueblo egipcio llamado NAG HAMMADI en diciembre de 1945, cerca de mil páginas en papiro: 53 textos divididos en códices, cuya antigüedad se remonta probablemente hacia el siglo IV d.C.

Los escritos contenían traducciones originales del griego al copto, que contienen evangelios apócrifos llamados de Tomás y Felipe, un “Apocalipsis de Pablo”, tratados teológicos y palabras atribuidas a Jesús, de claro contenido gnóstico.

A veces el valor de los apócrifos consiste en reflejar la mentalidad del ambiente en el que se originaron, y sobre todo la voluntad de la gente de llenar los vacíos dejados por la sobria descripción de los evangelios canónicos.
Por ejemplo, el “Evangelio de Pedro”, compuesto hacia mediados del siglo II, ofrece, aunque con detalles extraños, una descripción del momento preciso de la Resurrección de Cristo.
El relato refleja la necesidad que tenía la gente, en particular los cristianos ligados a la figura de Pedro, de imaginar el momento que había cambiado para siempre sus vidas y que constituía el centro de su fe.