jueves, 8 de marzo de 2012

LA HERMANA DE NIETZSCHE.


Nunca una hermana hizo tanto daño y causó tanto desprestigio como Elizabeth-Förster-Nietzsche.
Dos años más joven que el filósofo, se casó con Bernhard Förster, antisemita (calificaba a los judíos como “parásitos del cuerpo alemán”) y era un acérrimo defensor de la raza aria.
Nietzsche no lo soportaba. Ni siquiera fue a la boda. Y no es que Nietzsche fuera un pro-semita. Su odio a los judíos (como también a los cristianos) era por sus ideas, por su moral de esclavos, por el ideal de vida, pero no por su raza. Admiraba al judío Spinoza, al poeta alemán Heine (de origen judío), al compositor Bizet (con antepasados judíos)…

El matrimonio Förster-Nietzsche convencieron a catorce familias alemanas y se trasladaron a Paraguay, donde formaron un asentamiento “ario puro”, llamado Nueva Germania, un proyecto de pureza racial teutónica, (al revés que Nietzsche, que decía de sí mismo “ser un polaco del tercer Reich” (hasta ese punto detestaba a sus compatriotas).

La empresa terminó en un fracaso, entrando en bancarrota, lo que hizo que Förster se suicidara, envenenándose. Era 1.889. Cuatro años después Elizabeth regresaría a Alemania.
Ese mismo año, 1.889, fue cuando Nietzsche, tras abrazarse al cuello de un caballo, que estaba siendo apaleado por su dueño, en las calles de Turín, acabó de hundirse en la locura.
Cuando Elizabeth regresó a Alemania, Nietzsche era ya un inválido, pero sus escritos comenzaban ya a leerse por toda la Europa culta.

El problema de Nietzsche con las mujeres es digno de un estudio minucioso. Criado entre mujeres, su relación con ellas no fue buena. Además de las calabazas que, varias veces, le dio la bella e inteligente Lou von Salomé, y su enamoramiento de Cosima Wagner (la mujer de Wagner)
“No me gusta mi madre, y cada vez que oigo la voz de mi hermana me chirrían los oídos y siempre que he estado con ellas he caído enfermo”.

Fue tal la bajeza moral de Elizabeth, que hasta llegó a cobrar entrada para que los devotos de la obra de su hermano pudieran verlo en la cama, cuando estaba reducido a la invalidez.

Elizabeth, nacionalista alemana y antisemita, se hizo seguidora del partido nazi.

Creó y se hizo cargo del Archivo Nietzsche, encargándose de la edición de los manuscritos inéditos de su hermano.
Cuando Hitler llegó al poder, en 1.933, el Archivo Nietzsche recibió apoyo económico y publicidad por parte del gobierno de la Alemania nazi.
Ella distorsionó y manipuló parte de la filosofía de Nietzsche (sobre todo, los fragmentos póstumos de “La Voluntad de Poder”), para hacerla coincidir con la ideología nazi e intentar legitimar la violencia política del nazismo.

Le hizo entrega, en una ceremonia solemne, a Hitler del bastón que había usado Nietzsche, posando para la foto ante la estatua del filósofo.

No es de extrañar que uno de los asistentes a su sepelio fuera, precisamente, Hitler.

Ella fue la responsable-culpable de haber pisoteado, destrozado y echado a los pies de los caballos (nazismo, fascismo, anarquismo, racismo, antisemitismo, Auschwitz-Birkenau…) tanto la persona, como la memoria, como la obra y el legado de su hermano, convirtiéndolo en padre, padrino, inspirador, guía, responsable de esos y más caballos.

¡Es tan fácil sacar fuera de contexto y manipular la obra de Nietzsche, al escribir en aforismos, en ideas clarividentes sueltas¡. Basta con “cortar y pegar” aquí o allí, según intereses de esta “mala señora”.

Y ahora, para finalizar la pregunta del millón: “si Nietzsche, en vez de morir en 1.900 hubiese estado vivo en 1.933, ¿habría aplaudido a Hitler, como lo había hecho con Napoleón y Julio César?”.
¡Por Dios¡. ¡Por Dios¡. ¡Por Dios¡
Si despotricaba contra “la moral del rebaño” (que prometía el Paraíso Celestial) ¿iba a abogar por la “política del rebaño”, que prometía un “paraíso terrenal”, de entrada restringida a “la raza aria, de ojos azules y larga caballera”, y regado con ríos de sangre judía?

10 comentarios:

  1. Buenos días Sr. Morales.
    Coincido con Ud en todos los puntos ...Resulta importante señalar una y otra vez que Elizabeth asesinó la obra de su hermano.Y el crimen sigue de mano de los cristianos que
    innoblemente le atribuyen adhesión al antisemitismo sin haber pasado del texto "Dios ha muerto"
    Agradecida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Salomé, por visitar mi blog y tener idénticos o parecidos puntos de vista. Yo, como ves, soy un defensor de este gigantesco filosofo.
      En www.tomasmorales.es es reflexionado sobre el significado de "Dios ha muerto".
      Gracias, de nuevo y hasta pronto.
      Tomas.

      Eliminar
  2. Nietzsche es ante todo un filólogo crítico con los valores culturales de Occidente derivados del judaismo, concretamente del cristianismo, pero ello no le convierte en un antisemita.La filosofía de Nietzsche es una filosofía de la interpretación, es decir, una filosofía hermeneútica donde el texto de la realidad nos única, como pueda ser la realidad cristiana, sino todo lo contrario, para Nietzche no existe una realidad única del mundo sino una pluralidad de realidades que pugnan artísticamente por imponerse a las demás, es la pugna entre Dyonisos y Apolo. Nietzsche no representa el poder como fuerza que se impone desde la brutalidad sino desde la pulsión artística. Desde luego si queremos comparar a Nietzsche con algún personaje histórico este es sin duda Epicuro o el mundo presocrático. Nada más lejos en la intención de este autor, que repudiaba a su cuñado (no fue ni a la boda de este señor y su hermana) que el odio y la violencia, sin embargo fue todo un maestro del desprecio. Nietzsche desde Colli y Montinari, pasando por Heidegger y en la escuela francesa Deleuze representa para el siglo XX la libertad individual del sujeto que se rebela contra la idea de sujeto-masa propuesta inicialmente por Hegel y posteriormente por Marx, un sujeto-no-objeto que quiere proclamar su libertad de expresión desde el caracter introspectivo que le confiere su propia autonomía personal. En definitiva, el pensamiento libre de aquellas reuniones que Epicuro y sus discípulos y amigos tenían fuera de la polis sin preocuparles las cosas mundanas o terrenales. Sin embargo, para nuestro autor esa libertad tiene un caracter aristocrático(sentido griego) que la libertad contemporánea no ha logrado con su chabacanismo, mediocridad y conformidad (gusto por el confort). Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Total y absolutamente de acuerdo. Yo no habría podido expresarlo tan claramente.
      No se puede ni vivir ni pensar, después de Nietzsche, como antes de él.
      La ignorancia o la mala intención han querido presentarlo como no es.

      Eliminar
  3. Si se acepta a Nietzsche hay que aceptar la idea de la desigualdad entre los seres humanos, cuya máxima expresión es la moral de señores y la moral de esclavos, lo cual inevitablemente implica la imposición de unos seres humanos sobre otros, bien mediante la manipulación, la violencia o la combinación de ambos. La idea de la desigualdad, a su vez, remite a la idea central de la vida como algo que trata de "abrirse camino" imponiéndose sobre lo que le rodea. Por tanto sí hay relación de la filosofía de Nietzsche con el nacionalsocialismo y no tanto con posturas pacifistas respetuosas con todos los seres humanos.

    ResponderEliminar
  4. El radiólogo "fotografía" el cuerpo por si se detecta una enfermedad. Posteriormente, serán el radiofrafiado, el médico y el cirujano quienes se encarguen de la curación del enfermo.
    Pero no se le puede achacar al radiólogo la enfermedad del enfermo.
    ¿No ha sido el Cristianismo un impulsor de la Moral de Esclavos?. Pero no se le puede achacar a Nietzsche detectar la situación.

    ResponderEliminar
  5. En El Uso y Abuso de la Historia Nietzche muestra el uso exagerado y la mala Influencia de la Historia en la Cultura de Alemania (1874) y el estancamiento del pueblo en el pasado. En esa epoca, su racionamiento era claro y bien explicito. Su hermana , con sus ideas racistas y nazis fue una de los que intentaron y casi lograron destruir su Filosofia.
    Adin, 1 de Marzo 2014

    ResponderEliminar
  6. No cabe duda que cuando leemos la obra de F. Nietzsche como también su correspondencia podemos descubrir al individuo detras del pensamiento filosófico.
    Como dijo Ortega y Gasset, el hombre y su circunstancia. Hijo de un pastor protestante, nieto de religiosos, en fin de una dinastía de gente religiosa, percibió desde muy cerca el sometimiento mental del cristianismo, por lo cual, creo, en lugar de seguir estudios teológicos se inclinço por la filología, como una alternativa que no le llenaba el gusto en todo, pero que sirvió de trampolín para sumergirse dentro de la cultura griega y desde esa perspectiva desarrollar una "religión" particular, en donde trastocaba los valores existentes.
    No cabe duda que su familia siempre estuvo presente y distante, incluso en sus crisis existenciales y físicas, por lo cual prefería estar marginado para no sentir el influjo tradicional de la época. Es cierto también que el vacío de afectos pretendía suplirlo con amistades que nunca satisfacían sus espectativas. Su hermana solo hizo suyas las doctrinas de su esposo, pretendiendo usufructuar de la fama póstuma de Friederich.
    Finalmente puedo decir que un gigante del pensamiento como F. Nietzsche sintió el deber de superar a su padre en el plano moral, lo cual lo lleva a desarrollar la filosofía del Super Hombre, que trata de hacer propia negandose a si mismo, sufriendo del clima y sus secuelas, ansiando el calor y el sol del sur de Europa, pero castigándose (flagelándose) con soledad y frío. En síntesis una moralidad religiosa revertida o transformada en superioridad.

    Atentamente:
    RUBEN

    ResponderEliminar