lunes, 27 de junio de 2011

ATAQUES DE PESIMISMO.

Hay días que, (no sé por qué), me levanto con “la pata izquierda” y “no sé qué pasa que lo veo todo negro”,….. “también mi corazón parece todo negro”…. “el mundo entero, para mí, se ha vuelto negro”…. (se me viene a la mente aquella canción de Los Salvajes, que tarareaba en mi juventud).

(Entre paréntesis. Las palabras no son neutras, siempre vienen con carga explosiva ideológica. “Venid, benditos de mi Padre y sentaos a su Derecha, (“destra”, “diestra”, “diestro”…..) y vosotros, malditos…. a la izquierda, (“sinestra”, “siniestra”, “siniestro”), al infierno…. Cuando todos sabemos que nuestro Andrés, el “perchelero de toda la vida”, ha sido, y es, de “izquierdas de toda la vida” y se merece el cielo por lo buena y bella persona que es).

Digo que esos días… en vez de ver la vida como un paseo gozoso y festivo… la veo como un fardo con el que hay que cargar, inútilmente, como Sísifo.

Esos días,…. Veo que el mismo día que nacemos no venimos con un pan bajo el brazo ni con un cheque en blanco, sino con nuestra “sentencia de muerte” grabada en el disco duro celular.

Venimos a la vida y, en ese mismo momento, comenzamos a restar vida, ya nos queda menos vida y la “sentencia de muerte” va acercándose a su cumplimiento.

¿Cuándo?, ¿Dónde?, ¿Cómo?. ¿Por qué?. ¡Qué igual da¡. Nunca lo sabré y el día que lo sepa ya no estaré para contarlo.

Todas estas dudas se me diluyen ante la certeza de tener que morir.

Y esos días…. Veo la vida como “el corredor de la muerte!. Sabiendo que no saldré vivo de ella, que al final allí está la meta, sin querer avanzar hacia ella, porque es la misma vida que, para vivir, está empujándome hacia la muerte.

Y llegan a mi mente, revoloteando, aquellas frases en latín, que nos hacía traducir el Padre Julián:
“Mors est corona vitae”.
“Mors omnia solvit”.
“Mors certa, solum tempus incertum est”.
“Mors certa, hora mortis incerta”.
“Mori necesse est, sed no quotiens volueris”.
“Mors est ultima linea omnium rerum”.

Es verdad que sólo muere el que está vivo, pero me pregunto si no estarán mi vida y mi muerte conspirando, conchabadas amigablemente y a mis espaldas, contra mí.

Esos días negros acude a mi mente una reflexión que, ha tiempo, ya dejé escrita, lo de los “ateobuses” y su “probablemente Dios no existe. Disfruta de la vida”.
Y pregunto y me pregunto por qué meter a Dios en el disfrute o no disfrute de la vida.

Los ateos piensan que Dios no existe.
Los agnósticos pensamos que, en los momentos claves, Dios no habla (por ahí anda mi reflexión sobre “la firma de Dios”).
Los creyentes, en cambio, creen que Dios no calla y no para de hablar, pero que la gente no lo entiende.

¿Por qué algunos ateos se han topado con Dios en el lenguaje de las galaxias, pero no todos?.
¿Por qué algunos ateos se han topado con Dios en el lenguaje del ADN, pero no todos?
¿Por qué algunos ateos se han topado con Dios en el lenguaje de los números de la Física Atómica, pero no todos?.
¿Por qué algunos han descubierto a Dios en el lenguaje del dolor y del sufrimiento, pero yo no?
¿Y por qué otros lo descubren en el lenguaje del amor?.

¿Es que Dios juega al escondite con nosotros y sólo algunos lo descubren?.

Supongamos que queremos saber cuántos átomos hay en un microgramo de sal, una partícula apenas lo suficientemente grande para que alguien, con una vista muy aguda, pueda detectarlo sin la ayuda de un microscopio.
Supongamos que somos capaces de contar “Mil millones de átomos por segundo” (que ya es mucho suponer).
Con esa suposición tardaríamos “50 siglos” para determinar cuántos átomos tiene ese pequeño, pequeñísimo, minúsculo, apenas perceptible, granito de sal.
Y es, entonces, cuando me pregunto de cuántos átomos estará compuesto mi corazón, cuando ama, o mi cerebro, cuando duda y piensa.

Y todo se me hace negro.

O cuando pienso en los Partidos Políticos “bisagras”, esos minúsculos, pero suficientes, que siempre acuden a las reuniones con el cazo puesto, como un apéndice que le haya crecido adosado a sus manos.
O cuando pienso en la incapacidad de los dos grandes partidos, PSOE y PP, PP y PSOE, puerta y marco, marco y puerta, de nuestra política, incapaces de ponerse de acuerdo en que la puerta puede estar abierta de día y cerrada de noche, sin tener que recurrir a los chantajistas Partidos “bisagra”, cortos de vista, sin una visión de estado, sólo pendientes de su terruño.

Y hasta el cielo, con su color azul-esperanza, se me llena de nubarrones negros.

O cuando veo, contemplo, asisto al espectáculo de alguien que, siendo mediocre, en vez de querer subir, con esfuerzo, se rodea de gente igual o más mediocre que él, para ahuyentar su complejo de inferioridad.

Y esos días, …. no es que el horizonte se me haga negro, es que no veo el horizonte.

(Son las tres de la mañana, como casi siempre. Voy a acostarme y a ver si puedo conciliar el sueño. Prometo que mañana, al levantarme, echaré, primero, el pie derecho).

1 comentario: