martes, 9 de noviembre de 2010

LA CASTRACIÓN QUÍMICA.

¡Hay que ver la cantidad de tonterías que uno lee, a diario, en la prensa¡

Algunos proponen que para evitar las violaciones a mujeres, varones o niños lo mejor es aplicarle a los violadores, reincidentes, la castración química.
Pero, en verdad, “castración química” no tiene significado a no ser que con productos químicos se le mutile al varón sus genitales.

Castrar es amputar.

De pequeño asistía a la castración de los novillos, por el veterinario, cortándole los conductos seminales, rompiendo la comunicación entre testículos y verga.
Mi padre castraba (capaba) todos los años a los cerdos machos (las hembras eran más complicadas de castrar) sacándoles los testículos que, posteriormente, mi madre cocinaba (como si fueran riñones al jerez).
Como en casa siempre había gallinas, picoteando mierda por los corrales, raro era el año que no salían cluecas tres o cuatro gallinas. Se dejaban crecer a los pollitos (no se les sexaba) y cuando ya era manifiesto su sexo, macho o hembra, gallo o gallina, a éstas se las dejaba crecer para tener, siempre, huevos disponibles para la comida. Pero a los gallos los castraba (capaba) mi madre.
Una vez castrados, crecían y engordaban y se ponían como los pavos.
Raro era el domingo o día festivo que no comíamos conejo o gallo.
Eso sí, los gallos castrados se volvían sumamente agresivos. Teníamos un palo junto a la puerta, en el corral, para defendernos. En cuanto veían a una persona iban hacia ella y se le tiraban a las piernas clavándoles los espolones.
Se decía que su agresividad era la respuesta del gallo por haberlo dejado “maricón”.

(Tras el recuerdo de esta vivencia infantil, continúo con la castración química, propuesta).

He dicho anteriormente que castrar es cortar, amputar, separar.
Ésta castración química propuesta consistiría en la administración de fármacos inhibidores. Pero ¿inhibidores de qué?. Sólo inhiben la estimulación genital (en palabras llanas: que al varón ya no se le empina, no se le pone tiesa).
Pero ¿se le inhibe el deseo sexual?. NO, éste no desaparece.
Por lo tanto, si hay deseo o mucho deseo sexual y el cuerpo (fisiología) no responde, estimulándose, en la erección, puede haber/habrá una sobredosis de crueldad, por la frustración.

Violación y violencia.

La violencia no incluye la violación, pero tampoco la excluye, aunque una violación, siempre, sea violenta.

El castrado químico, frustrado en su respuesta genital, usará instrumentos rígidos (palos,…) y los introducirá en…

¿Qué se conseguiría con la “castración química” si no queda inhibido el deseo sexual?.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada